Redes sociales científicas

Las redes sociales, por definición, son una excelente opción para el trabajo de equipo de investigación con temáticas e intereses comunes, que pueden compartir producción, experiencias, hipótesis, etc. El desarrollo de las redes sociales también afecta a la ciencia, ya que se han creado plataformas específicas para investigadores, que operan de la misma forma que las redes de ámbito general, pero en la que sólo participan personas que realizan de forma regular proyectos de investigación. Las redes sociales son excelentes laboratorios virtuales, ya que ofrecen todos los servicios que un grupo de investigación demanda: sistemas de comunicación, medios para compartir recursos, almacén de documentos y foros de discusión.

Las siguientes redes sociales de investigación han sido seleccionadas entre las múltiples que existen a partir de su orientación exclusiva a la comunidad científica. 

Pretende poner en contacto investigadores con los mismos intereses, agrupándolos por entidades, departamentos y temas de interés. Proporciona acceso a textos completos, listas de correo especializadas y ofertas laborales. El investigador puede crear una página web sobre sus investigaciones (un muro), colgar trabajos, buscar colegas y conocidos, seguir el trabajo de otros investigadores, etc.  

Mendeley

Es a la vez una red social y un gestor de referencias bibliográficas. Permite a los investigadores organizar su trabajo al tiempo, compartir documentos de investigación, colaborar con otros científicos y conocer las últimas publicaciones en su área de interés.

 

Creada por la editorial SAGE como red social gratuita para servir de punto de encuentro sobre los métodos de investigación.  Entre sus utilidades, que la destacan sobre otros proyectos, la posibilidad de chatear, el calendario (actualizado) de eventos, los foros de discusión, incluyendo un servicio del tipo pregunta/respuesta o una buena selección de recursos. 

ResearchGate 

Permite, como otras, la creación de un perfil y el acceso a grupos de interés, foros, otros científicos y literatura afín a los intereses del investigador, además de a una base de ofertas de empleo en el ámbito científico. Los grupos de interés, más de 1.100, pueden ser públicos o privados y crearse en cualquier momento. Cada grupo cuenta con un software de colaboración, como una herramienta de distribución de archivos que permite a los usuarios colaborar.

REBIUN. Ciencia 2.0: aplicación de la web social a la investigación. Ed. rev. y act. Madrid: REBIUN, 2011. Disponible en <http://www.rebiun.org>.